De provincias, comarcas y otros bienes de Aragón / De probinzias, comarcas e atros biens d’Aragón

Biens e comarcas

En los últimos tiempos el Presidente Lambán se ha significado en el panorama mediático español (cosa inusual entre el elenco de presidentes aragoneses que se han sucedido desde la restauración –solo parcial- del autogobierno de Aragón) con sus beligerantes manifestaciones en contra de las pretensiones independentistas de nuestros vecinos catalanes. Sin duda, su inquietud por la suerte que puede depararle a Aragón una eventual independencia de Cataluña es compartida por todos sus compatriotas y es lógico y saludable que lo manifieste públicamente. Pero el tono y contenido de sus declaraciones y el significado de sus acciones (como los ejemplarizantes y cuasi maniqueos paradigmas del “buen rollo” del Puerto de Barcelona para colaborar en hacer negocios e inversiones con Aragón y el “mal rollo” del ”no” inicial de Puigdemont a su reclamación de los bienes aragoneses) parecen responder a un enfoque en el que el bien supremo a proteger por Lambán es el de la indivisibilidad de la única nación para él concebible (España), bajo cuyo paraguas, subsidiaria y mecánicamente, todo lo que suceda siempre será beneficioso para Aragón.

Su pedagógico desembarco en Barcelona de hace unos días se produce con el eco aún vivo de sus palabras sobre el supuesto fracaso de la política de comarcalización, cuya evaluación en el plano público parece haberse reducido a las denuncias que, a veces con fundamento y a veces sin él, se han hecho sobre lo que cobran los consejeros comarcales. ¿De verdad que a eso se reduce la valoración de tan importante instrumento de acción para paliar los graves desequilibrios territoriales de Aragón?

Estas declaraciones, en un contexto en el que el PSOE se ha mostrado dispuesto a considerar la abolición de las Diputaciones Provinciales en respuesta a las exigencias negociadoras de Ciudadanos (¡ojo!: un acuerdo con Podemos podría incluir la misma condición), son piedras en nuestro propio tejado. Siendo Aragón una de las pocas comunidades que ha desarrollado un modelo de gestión territorial alternativo al de las provincias ¿de verdad vamos a presentarnos ante el horror vacui del fin de las diputaciones pretendiendo estar tan desnudos de experiencias y alternativas como cualquier otra autonomía?

Espero que Lambán no se olvide de que no preside la “Diputación Provincial de Aragón”, sino una nacionalidad con doce siglos de existencia que, a pesar de todas las trabas y errores, todavía ha sido capaz de emprender iniciativas de autogobierno en el ejercicio de su actual autonomía adaptadas a su realidad para tratar de remediar su desvertebración territorial. Que no renuncie tampoco a ese “bien patrimonial” de Aragón.

————————-

En os zaguers tiempos o Presidén Lambán s’ha siñalato en o panorama mediatico español (cosa inusual entre o elenco de presidens aragoneses que s’han suzedito dende a restaurazión –solo que parzial- de l’autogubierno d’Aragón) con as suyas belicherans manifestazions en contra d’as angluzias independentistas d’os nuestros bizins catalans. Sin duda, a suya pezquizia por a suerte que puede asperar-li á Aragón con una posible independenzia de Cataluña ye compartita por toz os suyos compatriotas e ye de dar e saludable que lo manifieste publicamén. Pero o tono e contenito d’as suyas declarazions e o senificato d’as suyas azions (como ros exemplarizans e cuasi maniqueyos paradigmas d’o “buen rollo” d’o Puerto de Barzelona ta colaborar en fer negozios e imbersions con Aragón e o “mal rollo” d’o “no” inizial de Puigdemont á ra suya reclamazión d’os biens aragoneses) parixen responder á un enfoque en o que o bien supremo á protecher por Lambán ye o d’a indibisibilidá d’a unica nazión por el conzebible (España), baxo cualo bateauguas, susidiariamén e mecanica, tot ro que suzeda sempre será benefizioso ta Aragón.

O suyo pedagochico desembarco en Barzelona de fa bels diyas se produze con o eco encá bibo d’as suyas parolas sobre o suposato fracaso d’a politica de comarcalizazión, cuala abaluazión en o plano publico parixe aber-se buegato á ras denunzias que, á begatas con fundamento e á begatas sin el, s’han feitas sobre o que cobran os consellers comarcals. ¿De berdá que á ixo se reduze l’abalurazión de tan importán estrumento d’azión ta paliar os grieus desequilibrios territorials d’Aragón?

Istas declarazions, en un contesto en o que o PSOE s’ha amostrato disposato á considerar a zircunduzión d’as Deputazions Probinzials en respuesta á ras desichenzias negoziadoras de Ciudadanos (¡cudiau!: un alcuerdo con Podemos poderba encluyir a mesma condizión), son piedras en o nuestro propio tellau. En estar Aragón una d’as pocas comunidaz que ha desarrollato un modelo de chestión territorial alternatibo á o d’as probinzias ¿de berdá imos á presentar-nos debán d’a horror vacui d’a fin d’as deputazions fendo a maneraza d’estar espullatos d’esperenzias e alternatibas como cualsiquier atra autonomía?

Aspero que Lambán no s’olbide de que no preside a “Deputazión Probinzial d’Aragón”, sino una nazionalidá con doze sieglos d’esistenzia que, á penar de toz os entrepuzes y errors, encara ye estata capable d’entreprener iniziatibas d’autogubierno en o exerzizio d’a suya autual autonomía adautatas á ra suya reyalidá ta prebar de remeyar a suya esbertebrazión territorial. Que no arrenunzie tampó á ixe “bien patrimonial” d’Aragón.

Miguel Martínez Tomey

Publicado en Aragón Digital (3 de marzo de 2016)