¡Largo de aquí! / ¡Au d’astí!

Ignacio Sánchez Galán, Presidente de Iberdrola, se muestra insatisfecho por la bajada de los beneficios de su empresa un 7% en 2013. Dicha bajada ha hecho que “solo” ganen este año 2.572 millones de euros. Mientras la gran mayoría de las empresas y millones de trabajadores ganan menos, están en números rojos o incluso han perdido su empleo, su casa y se han convertido en indigentes, Iberdrola que, como las demás empresas del sector eléctrico, no ha dejado de tener beneficios en todos los años la crisis más brutal que recordamos, se queja de lo “poco” que gana en el mercado español.

(Foto: @adicae)

(Foto: @adicae)

Sánchez Galán es uno de los tipos que se dedican, por encargo del gobierno del PP, a vender la “marca España” por ahí. Pero ahora dice que es menos español y más británico, norteamericano o mexicano (que es donde ahora su compañía está ganando más), y que allí será donde concentre el grueso de sus inversiones en 2014. Ninguna consideración por los viejos buenos tiempos, en los que el pasteleo eléctrico del franquismo y el posterior blindaje del oligopolio de la democracia aseguraron a esta compañía el fascal de dinero que ha permitido a las patrióticas eléctricas españolas hacer esas inversiones extranjeras que ahora pondera. Ni un ápice de agradecimiento a los sucesivos gobiernos que nos han tenido a los consumidores y pagaimpuestos bien sujetos para que ellos se sirviesen a su gusto cobrando lo que no está escrito por permitirnos a todos los demás encender la luz, abrir las fábricas y vivir. “¿Cómo no ganamos más si tenemos a la mitad de la élite política del Estado colocada como asalariados o pensionistas de lujo a nuestra cuenta?” -se preguntará.

Llora con lágrimas de cocodrilo por los altos peajes del recibo de la luz, cuya recaudación se destina en su mayor parte a resarcirles por el parón nuclear (una energía que nunca debiera haberse implantado), a subvencionar el exceso de infraestructura de ciclo combinado que ellos mismos crearon al triplicar lo previsto en el Plan Nacional de la Energía (eso sí: cobrando las subvenciones que, extrañamente, nadie desde el gobierno limitó), a financiar el abandono de sus tecnologías más contaminantes o a promover las energías renovables (que son buenas si las primas las cobran las grandes compañías, pero malas si también las cobran los 50.000 pequeños productores que habían comenzado a desafiar su intolerable posición de control del mercado).

Y también están los propios precios, claro. En donde reina la opacidad más absoluta sobre lo que cuesta realmente producir la energía. Con un delirante “déficit de tarifa” que ellos no sufren porque se trata de una deuda titulizada, cuyo principal e intereses pagamos los consumidores, no ellos, y con un sistema de subasta que no tiene nada que ver con el coste real de generar y transportar la energía. Un sistema que, entre otras varias aberraciones, hace que paguemos a precio de nuclear sucia, cara y peligrosa la electricidad que producen las hiperamortizadas centrales hidroeléctricas. Un sistema de ruleta de casino en el que entran a jugar los amigos de nuestras eléctricas, los más conocidos hinchaburbujas del capitalismo especulativo internacional, para pegar los pelotazos más suculentos del mundo occidental a costa de un suministro básico de un país con el que ahora el españolísimo Sr. Sánchez se siente desencantado.

En fin, que para este señor, “Espanya es bona si la bolsa sona”. Y si no “sona”, pues como en el anuncio este del jamón de york: nos hacemos otra cosa, que este país de pandereta no merece la pena. En su caso, realmente, su patria tampoco es México o Inglaterra: su patria es el dinero, siempre que éste se acumule en su bolsillo, claro.

Desde luego, España no merece la pena: es un proyecto fracasado, que ha ido suspendiendo desde hace tres siglos sucesivas reválidas. Pero es de justicia señalarle al Sr. Sánchez Galán (y a todos los de su clase) que él es artífice y copartícipe de tal fracaso. Él, lo que piensa y representa, han hecho a España lo que es y como es: cultural y económicamente tísica, políticamente corrupta y primaria, socialmente injusta, moralmente farisea, intelectualmente corta y éticamente primitiva, autoritaria y mentecata. No es de extrañar que los más lúcidos del lugar (y no me refiero a él, ni al Sr. Mas) también se quieran ir.

Así que, ¿qué le podemos decir? Pues eso: ¡que se largue! Que se largue él y todos los que son como él, y ya, con viento fresco. Que no tarde ni un minuto más de lo necesario y que no vuelva jamás. Que coja su jet privado y se busque otra patria más de su gusto, en donde viva gente como poco tan imbécil como quienes vivimos por aquí. Tal vez, sin la codicia de estos españolísimos patriotas seamos capaces algún día todos, juntos o por separado, de construir por estos pagos una sociedad libre y justa que rompa de una vez por todas con este esperpento secular que creó nuestra borbónica dinastía.

Miguel Martínez Tomey

———–

Ignacio Sánchez Galán, Presidén d’Iberdrola, s’amuestra insatisfeito por a baxata d’o esquimen d’a suya intepresa un 7% en 2013. Dita baxata ha feita que “nomás” ganen ista añada 2.572 millons d’euros. Mientres a gran mayoría d’as interpresas e millons de treballadors ganan menos, yen en lumers royos u mesmo han perdito o suyo emplego, a suya casa e han esdebenito indichens, Iberdrola que, como as atras interpresas d’o seutor eleutrico, no ha aturato de tener esquimen en todas as añadas d’a crisis más brutaz que remeramos, s’aclama d’o “poco” que gana en o mercau español.

Sánchez Galán ye uno d’os tíos que s’adedican, por mandalexo d’o gubierno d’o PP, á bender a “marca España” por astí. Pero agora diz que ye menos español e más britanico, norteamericano u mexicano (que ye do agora a suya compañía ye ganando más), e que así será do conzentre o rezio d’as suyas imbersions en 2014. Denguna considerazión por os biellos buenos tiempos, en os que as comenenzias eleutricas d’o franquismo e o posterior blindache de l’oligopolio d’a democrazia aseguroron á ista compañía o fascal d’arsians que ha premitito á ras patrióticas eleutricas españolas fer ixas imbersions estrancheras que agora empondera. Ni una mica d’agradeximiento á os suzesibos gubiernos que nos han tenito á os consumidors e bosapeitas bien atematos ta que ellos se serbisen fidosos cobrando o que no ye escrito por premitir-nos á toz enzender a luz, ubrir as fabricas e bibir. “¿Cómo no ganamos más si tenemos á ra metá d’a elite politica d’o Estau afirmata como salariatos u pensionistas de luxo á cuenta nuestra? -se preguntará.

Plora con glarimas de crocodilo por os altos peaches d’o rezibo d’a luz, cuala recautazión s’estina en a suya mayor parti á resquitar-lis por l’aturada nucleyar (una enerchía que nunca eba d’aber-se implantata), á subenzionar a refaizión d’infrastrutura de ziclo combinato que ellos mesmos creyoron en triplicar o prebisto en o Plan Nazional d’a Enerchía (ixo sí: caxando as subenzions que, estraniamén, garra chen dende o gubierno limitó), á finanziar o abandono d’as suyas teunolochías más contaminans u a endizcar as enerchías renobables (que son buenas si as primas las cobran as grans compañías, pero malas si tamién las pillan os 50.000 chiquez produtors que eban empezipiato á desafiar a suya intolerable posizión de control d’o mercato).

E tamién bi son os propios pres, profes. En do reina ra opazidá más asoluta sobre o que cuesta reyalmén produzir a enerchía. Con un esbaruquiador “defizit de tarifa” que ellos no sofren porque se trata d’una deuta tetulizata, cualo prenzipal e intreses bosamos os consumidors, no pas ellos, e con un sistema de releo que no tiene cosa que beyer con o coste reyal de chenerar e trasportar a enerchía. Un sistema que, entre atras barias aberrazions, fa que bosemos á pre de nucleyar suzia, cara e periglosa a eleutrizidá que produzen as iperamortizatas zentrals idroeleutricas. Un sistema de ruleta de casino en o que dentran á chugar os amigos d’as nuestras eleutricas, os más conoxitos inflaborbollas d’o capitalismo especulatibo internazional, ta lebar-sen os zurracos más laminers d’o mundo ozidental á costa d’un somenistro basico d’un país con o que agora o españolismo Sr. Sánchez se siente desencantato.

En fin, que ta iste siñor, “Espanya es bona si la bolsa sona”. E si no “sona”, pues como en o nunzio ixe d’o pernil cozito: nos femos atra cosa, que iste país de pandereta no merexe a pena. En o suyo causo, reyalmén, a suya patria ye o dinero, sempre que íste recuta ta ra suya pocha, claro.

Dende luego, España no merexe a pena: ye un proyeuto fracasato, que ha ito suspendendo dende fa tres sieglos suzesibas rebalidas. Pero ye de chustizia siñalar á Sr. Sánchez Galán (e á toz os d’a suya clase) que el ye taute e copartezipe de tal fracaso. El, o que piensa e representa, han feito á España o que ye e como ye: culturalmén y economica tisica, politicamén corrompita e primaria, sozialmén inchusta, moralmén fariseya, inteleutualmén curta y eticamén primitiba, autoritaria e zaina. No ye d’estraniar que os más agudos d’o lugar (e no me refiero ni á el, ni á Sr. Mas) tamién quieran jopar.

Asinas que, ¿que li podemos dizir? Pues ixo: ¡au d’astí! Que marchen el e toz os que son como el, e ya, ascape. Que no tarde ni un menuto más d’o nezesario e que no se’n torne nunca más. Que pille o suyo jet pribau e se busque atra patria más d’o suyo gusto, an biba chen como poco tan imbézil como os que bibimos por aquí. Talmén, sin a codizia d’istos españolismos patriotas sigamos capables bel día toz, chuntos u deseparatamén, de costruyir por istos pagos una soziedá libre e chusta que crebe ta cutio iste espantallo secular que creyó a nuestra borbonica dinastía.

Miguel Martínez Tomey

Publicado el 24/02/2014 en:

Ignacio Sánchez Galán, Presidente de Iberdrola, se muestra insatisfecho por la bajada de los beneficios de su empresa un 7% en 2013. Dicha bajada ha hecho que “solo” ganen este año 2.572 millones de euros. Mientras la gran mayoría de las empresas y millones de trabajadores ganan menos, están en números rojos o incluso han perdido su empleo, su casa y se han convertido en indigentes, Iberdrola que, como las demás empresas del sector eléctrico, no ha dejado de tener beneficios en todos los años la crisis más brutal que recordamos, se queja de lo “poco” que gana en el mercado español.

Sánchez Galán es uno de los tipos que se dedican, por encargo del gobierno del PP, a vender la “marca España” por ahí. Pero ahora dice que es menos español y más británico, norteamericano o mexicano (que es donde ahora su compañía está ganando más), y que allí será donde concentre el grueso de sus inversiones en 2014. Ninguna consideración por los viejos buenos tiempos, en los que el pasteleo eléctrico del franquismo y el posterior blindaje del oligopolio de la democracia aseguraron a esta compañía el fascal de dinero que ha permitido a las patrióticas eléctricas españolas hacer esas inversiones extranjeras que ahora pondera. Ni un ápice de agradecimiento a los sucesivos gobiernos que nos han tenido a los consumidores y pagaimpuestos bien sujetos para que ellos se sirviesen a su gusto cobrando lo que no está escrito por permitirnos a todos los demás encender la luz, abrir las fábricas y vivir. “¿Cómo no ganamos más si tenemos a la mitad de la élite política del Estado colocada como asalariados o pensionistas de lujo a nuestra cuenta?” -se preguntará.

Llora con lágrimas de cocodrilo por los altos peajes del recibo de la luz, cuya recaudación se destina en su mayor parte a resarcirles por el parón nuclear (una energía que nunca debiera haberse implantado), a subvencionar el exceso de infraestructura de ciclo combinado que ellos mismos crearon al triplicar lo previsto en el Plan Nacional de la Energía (eso sí: cobrando las subvenciones que, extrañamente, nadie desde el gobierno limitó), a financiar el abandono de sus tecnologías más contaminantes o a promover las energías renovables (que son buenas si las primas las cobran las grandes compañías, pero malas si también las cobran los 50.000 pequeños productores que habían comenzado a desafiar su intolerable posición de control del mercado).

Y también están los propios precios, claro. En donde reina la opacidad más absoluta sobre lo que cuesta realmente producir la energía. Con un delirante “déficit de tarifa” que ellos no sufren porque se trata de una deuda titulizada, cuyo principal e intereses pagamos los consumidores, no ellos, y con un sistema de subasta que no tiene nada que ver con el coste real de generar y transportar la energía. Un sistema que, entre otras varias aberraciones, hace que paguemos a precio de nuclear sucia, cara y peligrosa la electricidad que producen las hiperamortizadas centrales hidroeléctricas. Un sistema de ruleta de casino en el que entran a jugar los amigos de nuestras eléctricas, los más conocidos hinchaburbujas del capitalismo especulativo internacional, para pegar los pelotazos más suculentos del mundo occidental a costa de un suministro básico de un país con el que ahora el españolísimo Sr. Sánchez se siente desencantado.

En fin, que para este señor, “Espanya es bona si la bolsa sona”. Y si no “sona”, pues como en el anuncio este del jamón de york: nos hacemos otra cosa, que este país de pandereta no merece la pena. En su caso, realmente, su patria tampoco es México o Inglaterra: su patria es el dinero, siempre que éste se acumule en su bolsillo, claro.

Desde luego, España no merece la pena: es un proyecto fracasado, que ha ido suspendiendo desde hace tres siglos sucesivas reválidas. Pero es de justicia señalarle al Sr. Sánchez Galán (y a todos los de su clase) que él es artífice y copartícipe de tal fracaso. Él, lo que piensa y representa, han hecho a España lo que es y como es: cultural y económicamente tísica, políticamente corrupta y primaria, socialmente injusta, moralmente farisea, intelectualmente corta y éticamente primitiva, autoritaria y mentecata. No es de extrañar que los más lúcidos del lugar (y no me refiero a él, ni al Sr. Mas) también se quieran ir.

Así que, ¿qué le podemos decir? Pues eso: ¡que se largue! Que se largue él y todos los que son como él, y ya, con viento fresco. Que no tarde ni un minuto más de lo necesario y que no vuelva jamás. Que coja su jet privado y se busque otra patria más de su gusto, en donde viva gente como poco tan imbécil como quienes vivimos por aquí. Tal vez, sin la codicia de estos españolísimos patriotas seamos capaces algún día todos, juntos o por separado, de construir por estos pagos una sociedad libre y justa que rompa de una vez por todas con este esperpento secular que creó nuestra borbónica dinastía.

Miguel Martínez Tomey

Responsable de Asuntos Europeos de Chunta Aragonesista

———–

¡Au d’astí!

Ignacio Sánchez Galán, Presidén d’Iberdrola, s’amuestra insatisfeito por a baxata d’o esquimen d’a suya intepresa un 7% en 2013. Dita baxata ha feita que “nomás” ganen ista añada 2.572 millons d’euros. Mientres a gran mayoría d’as interpresas e millons de treballadors ganan menos, yen en lumers royos u mesmo han perdito o suyo emplego, a suya casa e han esdebenito indichens, Iberdrola que, como as atras interpresas d’o seutor eleutrico, no ha aturato de tener esquimen en todas as añadas d’a crisis más brutaz que remeramos, s’aclama d’o “poco” que gana en o mercau español.

Sánchez Galán ye uno d’os tíos que s’adedican, por mandalexo d’o gubierno d’o PP, á bender a “marca España” por astí. Pero agora diz que ye menos español e más britanico, norteamericano u mexicano (que ye do agora a suya compañía ye ganando más), e que así será do conzentre o rezio d’as suyas imbersions en 2014. Denguna considerazión por os biellos buenos tiempos, en os que as comenenzias eleutricas d’o franquismo e o posterior blindache de l’oligopolio d’a democrazia aseguroron á ista compañía o fascal d’arsians que ha premitito á ras patrióticas eleutricas españolas fer ixas imbersions estrancheras que agora empondera. Ni una mica d’agradeximiento á os suzesibos gubiernos que nos han tenito á os consumidors e bosapeitas bien atematos ta que ellos se serbisen fidosos cobrando o que no ye escrito por premitir-nos á toz enzender a luz, ubrir as fabricas e bibir. “¿Cómo no ganamos más si tenemos á ra metá d’a elite politica d’o Estau afirmata como salariatos u pensionistas de luxo á cuenta nuestra? -se preguntará.

Plora con glarimas de crocodilo por os altos peaches d’o rezibo d’a luz, cuala recautazión s’estina en a suya mayor parti á resquitar-lis por l’aturada nucleyar (una enerchía que nunca eba d’aber-se implantata), á subenzionar a refaizión d’infrastrutura de ziclo combinato que ellos mesmos creyoron en triplicar o prebisto en o Plan Nazional d’a Enerchía (ixo sí: caxando as subenzions que, estraniamén, garra chen dende o gubierno limitó), á finanziar o abandono d’as suyas teunolochías más contaminans u a endizcar as enerchías renobables (que son buenas si as primas las cobran as grans compañías, pero malas si tamién las pillan os 50.000 chiquez produtors que eban empezipiato á desafiar a suya intolerable posizión de control d’o mercato).

E tamién bi son os propios pres, profes. En do reina ra opazidá más asoluta sobre o que cuesta reyalmén produzir a enerchía. Con un esbaruquiador “defizit de tarifa” que ellos no sofren porque se trata d’una deuta tetulizata, cualo prenzipal e intreses bosamos os consumidors, no pas ellos, e con un sistema de releo que no tiene cosa que beyer con o coste reyal de chenerar e trasportar a enerchía. Un sistema que, entre atras barias aberrazions, fa que bosemos á pre de nucleyar suzia, cara e periglosa a eleutrizidá que produzen as iperamortizatas zentrals idroeleutricas. Un sistema de ruleta de casino en o que dentran á chugar os amigos d’as nuestras eleutricas, os más conoxitos inflaborbollas d’o capitalismo especulatibo internazional, ta lebar-sen os zurracos más laminers d’o mundo ozidental á costa d’un somenistro basico d’un país con o que agora o españolismo Sr. Sánchez se siente desencantato.

En fin, que ta iste siñor, “Espanya es bona si la bolsa sona”. E si no “sona”, pues como en o nunzio ixe d’o pernil cozito: nos femos atra cosa, que iste país de pandereta no merexe a pena. En o suyo causo, reyalmén, a suya patria ye o dinero, sempre que íste recuta ta ra suya pocha, claro.

Dende luego, España no merexe a pena: ye un proyeuto fracasato, que ha ito suspendendo dende fa tres sieglos suzesibas rebalidas. Pero ye de chustizia siñalar á Sr. Sánchez Galán (e á toz os d’a suya clase) que el ye taute e copartezipe de tal fracaso. El, o que piensa e representa, han feito á España o que ye e como ye: culturalmén y economica tisica, politicamén corrompita e primaria, sozialmén inchusta, moralmén fariseya, inteleutualmén curta y eticamén primitiba, autoritaria e zaina. No ye d’estraniar que os más agudos d’o lugar (e no me refiero ni á el, ni á Sr. Mas) tamién quieran jopar.

Asinas que, ¿que li podemos dizir? Pues ixo: ¡au d’astí! Que marchen el e toz os que son como el, e ya, ascape. Que no tarde ni un menuto más d’o nezesario e que no se’n torne nunca más. Que pille o suyo jet pribau e se busque atra patria más d’o suyo gusto, an biba chen como poco tan imbézil como os que bibimos por aquí. Talmén, sin a codizia d’istos españolismos patriotas sigamos capables bel día toz, chuntos u deseparatamén, de costruyir por istos pagos una soziedá libre e chusta que crebe ta cutio iste espantallo secular que creyó a nuestra borbonica dinastía.

Miguel Martínez Tomey

Publicado el 24/02/2014 en Aragón Digital: http://www.aragondigital.es/noticia.asp?notid=117472&secid=21