Aragón, la crisis y el Estado (III): el Estado social vapuleado / Aragón, a crisis e ro Estato (III): o Estato sozial abatanato

riqueza e pobreza

Nueva entrega recapitulativa de las conclusiones de las últimas Jornadas sobre el Modelo de Estado (“Aragón y la crisis”) organizadas por la Fundación Gaspar Torrente, para hablar de la cara social. La doctora en Antropología Social y Cultural de la Universidad de Zaragoza, Carmen Gallego, nos pone delante del rostro maltratado de las víctimas de la crisis. Es un rostro muy aragonés, el de decenas de miles de trabajadores de los de aquí, de toda la vida, el surgido de nuestro mestizaje mudéjar de siglos, pero actualizado y ampliado por la llegada masiva de nuevas ciudadanas y ciudadanos de procedencias fundamentalmente sudamericanas, magrebíes, de países del África occidental y de la Europa oriental. Es un rostro mucho más femenino que el de ocasiones anteriores, tras la incorporación progresiva de las mujeres al mercado de trabajo, en el que, ocupando puestos peor remunerados y más precarios, han pasado masivamente al desempleo o (a veces no se sabe qué es peor) al de la explotación laboral. Es un rostro juvenil, de chicos que abandonaron prematuramente sus estudios para trabajar sin completar su formación, o de chicas formadas que no tienen salida tras su esfuerzo de años. Es el rostro de los ancianos que se han hecho cargo de las familias de sus hijas e hijos, o que apenas pueden acceder a su derecho a la atención de la dependencia. Es el rostro de las mujeres maltratadas, de los hombres alcohólicos, de los enfermos crónicos, de los desarraigados y transeúntes, de quienes deberían ser atendidos por un sistema comprometido en no dejar a nadie indefenso y solo ante la adversidad.

 

Las cifras y porcentajes que da Gallego del deterioro social en Aragón (que ha pasado de tener unos índices de cobertura óptimos antes de 2011 a caer al puesto octavo entre las Comunidades Autónomas y una nota “media-baja” de 5,35 sobre 10) son abrumadoras, pero todas se remiten a la supresión de la piedra clave del edificio social de la Constitución de 1978, el “Estado social y de derecho”: “Toda la riqueza del país en sus distintas formas y sea cual fuere su titularidad está subordinada al interés general” (art. 123.1). La sustitución fáctica de este precepto al pevalecer el del nuevo artículo 135 (objetivos de estabilidad presupuestaria) han reemplazado un modelo económico que había de ser sostén y garantía del Estado del Bienestar por otro en el que la política social es un factor secundario cuya financiación no tiene por qué quedar garantizada frente a los “principios sagrados” del capitalismo actual. Se trata de un cambio de proyecto político sustancial, de enormes consecuencias para la vida diaria de millones de personas y tramitado prácticamente sin debate político y social. Impresionante.

 

Y frente a ello, la Dra. Gallego, valora con esperanza la alternativa que plantean los movimientos sociales, iniciativas del Tercer Sector y fuerzas políticas que apuntan a la constitución de un gran Pacto Social Aragonés que diseñe líneas prioritarias y garantice recursos económicos suficientes para reducir la enorme brecha social que se ha creado y promueva un modelo social más equitativo. “Las personas –concluye- deberían ser el eje de la acción política puesto que son las que están sufriendo las consecuencias de la mala planificación, de una ausencia de prioridades sociales y de bienestar social”.

 

—————-

 

Nueba entrega recapituladera d’as conclusions d’as zagueras Chornatas sobre o Modelo d’Estato (“Aragón e a crisis”) organizatas por a Fundazión Garpar Torrente, ta fablar d’a cara sozial. A dotora en Antropolochía Sozial e Cultural d’a Unibersidá de Zaragoza, Carmen Gallego, nos mete debán d’o rostro maltratato d’as bitimas d’a crisis. Ye un rostro pro aragonés, o de dezenas de mils de treballadors d’os d’aquí, de toda ra bida, o surtito d’o nuestro mezclallo mudéxar de sieglos, pero esbiellato e ixamplato por l’arribata masiba de nuebas ziudadanas e ziudadanos de probenenzias fundamentalmén sudamericanas, magrebís, de países de l’Africa ozidental e d’a Europa oriental. Ye un caráuter muito más femenino que o d’ocasions anteriors, dimpués d’a incorporazión progresiba d’as mullers á o mercado de treballo, en o que, ocupando puestos pior remuneratos e más precarios, han recutitas masibamén ta ro desemplego u (á begatas no se’n sape qué ye pior) á o d’a esplotazión laboral. Ye un rostro chobenil, de zagals que albandonoron prematuramén os suyos estudeos ta treballar sin completar a suya formazión, u de mesachas formatas que no tienen salida dimpués d’o suyo esfuerzo d’añadas. Ye o rostro d’os biellos que s’han feito cargo d’as familias d’as suyas fillas e fillos, u que tasamén pueden azeder á o suyo dreito á ra dependenzia. Ye o rostro d’as mullers maltratratas, d’os ombres alcoolicos, d’os dolentos cronicos, d’os desentatos e bagamundos, d’os que eban d’estar atenditos por un sistema embrecato en no dixar a denguno indefenso e solo debán d’as rebesatas.

 

FGT Gallego

 

As zifras e porzentaches que da Gallego d’o deterioro sozial en Aragón (que ha pasato de tener unos endizes de cobertura optimos antis de 2011 á cayer ta ro puesto güeiteno entre as Comunidaz Autonomas e una nota “meya-baxa” de 5,35 sobre 10) son aclapaderas, pero todas se reclaman á re supresión d’a piedra clau d’o edifizio sozial d’a Constituzión de 1978, o “Estato sozial e de dreito”: “Toda ra riqueza d’o país en as suyas distintas formas e siga cual fuere a suya tetularidá ye subordinata á l’intrés cheneral (art. 123.1). A soztituzión fautica d’iste prezeuto  en prebalexer o d’o nuebo articlo 135 (oxetibos d’estabilidá presupuestaria) han remplazato un modelo economico que eba d’estar sustento e guarenzia d’o Estato d’o Bienestar por atro en o que a politica sozial ye un fautor segundario cuala finanziazión no tiene por qué quedar guarenziata fren á os “prenzipios sagratos” d’o capitalismo autual. Se trata d’un cambeo de proyeuto politico sustanzial, d’enormes consecuenzias ta ra bida cutiana de millons de presonas y estatuezito prauticamén sin debate politico e sozial. Estremolezedor.

 

E fren á tot ixo, a dotora Gallego abalora con asperanza l’alternatiba que planteyan os mobimientos sozials, iniziatibas d’o Terzer Seutor e fuerzas politicas que apuntan á ra constituzión d’un gran Pauto Sozial Aragonés que diseñe línias prioritarias e guarenzie recursos economicos sufiziens ta achiquir a enorme breca sozial que s’ha creyata e promueba un modelo sozial más equitatibo. “As presonas –concluye- deberban estar o exe de l’azión politica puesto que son as que son sofrindo as consecuenzias d’a mala planificazión, d’una ausenzia de prioridaz sozials e de bienestar sozial”.

 

 —-
Publicado en / Publicato en: http://aragondigital.com/noticia.asp?notid=109828&secid=21