Ye a economía reyal… imbézil / Es la economía real… imbécil

Debán d’a costatazión d’o fracaso d’as midas adotatas dica agora ta encauzar a crisis que atema á os países d’a zona euro, en cheneral, e á os más bulnerables, en particular, ¿s’ha planteyato tanto a Comisión como o Consello e l’Eurogrupo a posibilidá de reconsiderar as estratechias que se’n son aplicando ta soluzionar a crisis economica e finanziera europeya?

Con ista pregunta feita á istanzias de Chunta Aragonesista á ra Comisión en o Parlamento Europeyo o zaguer mes de chunio, beluns d’os que aluframos a crisis economica dende as foscas espeluncas que s’ubren á piet de carrera (u seiga, lueñes d’os zentros de poder finanziero europeyo) custionabanos a idoneidá d’a politica adotata ta superar a crisis finanziera y economica que nos atosega. En o nuestro animo yera a lochica d’o dilema que, con tanto corambre, se fizioron ubiertamén os islandeses: u a deuta u l’emplego. E otoron por o segundo, sapedors de que garra desemplegato gosa estar capable de bosar deutas, ni a suya propia susistenzia, e que yen es treballadors e treballadoras qui con os suyos salarios animan o consumo e l’autibidá economica cheneral en os suyos alazez.

Efeutibamén, e asinas li’n faziemos remerar á la Comisión, a crisis finanziera que abatana con espezial furor á bels países de l’Unión Europeya s’ha trasformata ta ellos en una crisis economica cheneral. Isto se debe á que, á ras enormes deficultaz que tienen as interpresas ta azeder á la finanziazión ta mantener como ye de dar as suyas autibidaz, se suman fuertes midas d’achuste economico (puyatas d’impuestos, retalles d’as prestazions sozials, deszensos salarials, puyatas d’os reutos compuestos) que achiquen fuertemén o consumo, embolican o zierre de moltetú d’interpresas (que poco u cosa tienen que beyer ni con o seutor finanziero ni con os atros “autibos contaminatos” -bulgo “ladriello”-), cheneran altas tasas de desemplego e, en os causos más grieus, como ros de Grezia, Portugal e Irlanda, planteyan a paradoxa de que tan astritas midas, pensatas ta saneyar as suyas economías, las orchegan dica o punto de no poder bosar á os suyos crededors u de poder fer-lo nomás á o pre de que ixas midas destruigan a economía d’istos países.

En ixe contesto, l’apercazamiento d’o problema, radicalmén diferén, cuaternato en un país como Islandia (que ha superato a rezesión en menos de dos añadas) eba de fer-nos reflesionar sobre a pertinenzia d’as soluzions que emos benito aplicando dica ra calendata autual en a UE. E, de feito, a tuca de l’Eurogrupo zelebrata fa no guaire en Bruselas ha suposato una primera respuesta (sisquiera parzial) á ra nuestra iniziatiba parlamentaria. A redefinizión d’as condizions de perpago d’a deuta de Grezia que ye en manos d’os gubiernos d’os Estatos crededors e de buena cosa d’a que tienen os bancos suposa una suspensión de pagos parzial. Por una begata boi á reconoxer que Fitch e Moody’s no s’entibocan cuan, dimpués d’ista dezisión sobre o segundo rescate á Grezia, califican a deuta d’iste país alconforme con un “impago restrinchito”. U suspensión de pagos parzial, si lo prefieren.

Iste paso, lamentablemén tardano (¡e porque á fuerza enforcan!), amostra que lo que calerba calificar á o ran d’os bonos basuera ye a miope e insensible asertibidá d’os gubiernos d’os países e bancos crededors en fendo a maneraza de que, con tal bastida de restrizions economicas imposatas sobre o pueblo griego e a suya radita economía, con a rezesión brutal á la que tals midas condenan á o país, íste fuera capable de confrontar semellán carga finanziera. ¿Cómo se puede demandar á iste e a cualsiquier atro país que mantienga ra suya requesta adibita ta sustener o buen tono economico que premita bosar a deuta, cuan li s’imposan condizions que achiquen ixa requesta dica ra suya minima espresión? Nezesariamén, garra chen puede creyer-se que a solbenzia de Grezia pueda amillorar en una situazión d’orchegamiento implacable. D’astí que as midas aplicatas dica agora por as autoridaz europeyas e os Estatos miembros no sólo que no han tranquilizato á os mercatos, sino que los han permenato muito más.

Confrontar a situazión tal e como ye e aber premitito á Grezia declarar-se en fallita cheneral ese tenito un efeuto correutor muito más apegato á ra reyalidá. En primer puesto, no ese malfurriato a credibilidá d’as instituzions europeyas con midas irreyals que meteban tota ra carga d’o saneyamiento finanziero d’un país con una pilma descomunal e á o canto d’o paralís economico e a rebuelta sozial. En segundo puesto, aberba meso plenamén en chuego a responsabilidá d’os crededors -e d’as propias achenzias de calificazión que lis asesoraban- en asumir a suya parti d’as consecuenzias d’aber confitato en a solbenzia d’a economía griega. Ye un prenzipio que, en zircustanzias eszeuzionals, no puede ni debe espernir-se: os crededors (cosa que tamién ba por os bancos e caxas que han amprato diners sin talento á tanta chen ta crompar pisos á pres desorbitatos) han d’asumir tamién os risques que corren en as operazions de credito, isto ye, azeutar perdugas, mesmo á penar d’o caráuter artatibo d’os achustes que, en ixas zercustanzias eszeuzionals, esdebienen por a fuerza imperatiba d’os feitos poco más que paper mullato.

E no ye pas cosa nueba baxo o sol. Ozidén ya ha olbidato que en as añadas 90 numerosos países en bías de desemboloque, e cuasi toz los que agora son “potenzias emerchens” (remeremos os causos de Brasil, u Mexico) yeran atematos por una deuta que empachaba o desapegue d’as suyas economías e a guarenzia en o perpago d’o serbizio que ísta lis imposaba. E d’ixa trampa finanziera que lastraba as suyas economías reyals, se salió prezisamén con renegoziazions e mesmo condonazions direutas d’a suya deuta. Tal ye o causo d’as economías europeyas más menazatas que, por estar entegratas en o euro, esturrazan tamién á ras más solidas.

Por lo tanto, una suspensión de pagos, con a calificazión que ixo comporta, no estarba o pior d’os dramas ta l’economía europeya, mesmo anque ixo suposase a fallita de beluns d’os suyos bancos más “contaminatos” (mal menos contimparato con a fallita de millons de negozios e familias que se son dando en tota Europa). O pior d’os dramas estarba bosar caiga qui caiga, á costa d’acotolar dica capuzar en a pobreza países enteros que, á penar d’as suyas brempas, yeran economías prosperas mesmo antis d’a bombolla inmobiliaria. Estarba como bender o auto ta mercar a benzina. Estarba preserbar á ultranza una economía finanziera que no ye, ni puede estar, más que susidiaria d’a economía reyal u produtiba.

Por lo tanto, e debán d’a sospeita de que a nueba aprosimazión adotata en a zaguera tuca de l’Eurogrupo pueda seguir estando encá muito dezaga d’o que a situazión desiche, caldrá fer-lis remerar á os nuestros gubernans e a os mercatos a mesma dizienda que en 1992 tan desitosa li resultó á Bill Clinton ta fer-se con a Presidenzia d’EE.UU: “ye a economía, imbézil”. Diga-mos-lo, pues, nusatros con muita más delera, e de traza que se nos repleque millor: “ye a economía reyal… imbézil, imbézil, imbézil.”

———

Ante la constatación del fracaso de las medidas adoptadas hasta este momento para encauzar la crisis que atenaza a los países de la zona del euro, en general, y a los más vulnerables, en particular, ¿se han planteado tanto la Comisión como el Consejo y el Eurogrupo la posibilidad de reconsiderar las estrategias que se están aplicando para solucionar la crisis económica y financiera europea?

Con esta pregunta realizada a instancias de Chunta Aragonesista a la Comisión en el Parlamento Europeo el pasado mes de junio, algunos de los que observamos la crisis económica desde las oscuras cavernas que se abren a pie de calle (o sea, lejos de los centros de poder financiero europeo) cuestionábamos la idoneidad de la política adoptada para superar la crisis financiera y económica que nos azota. En nuestro ánimo estaba la lógica del dilema que, con tanta valentía, se plantearon abiertamente los islandeses: o la deuda o el empleo. Y optaron por lo segundo, sabedores de que ningún desempleado suele ser capaz de pagar deudas, ni su propia subsistencia, y que son los trabajadores y trabajadoras quienes con sus salarios alimentan el consumo y la actividad económica general en su base.

Efectivamente, y así se lo recordábamos a la Comisión, la crisis financiera que afecta con especial virulencia a varios países de la Unión Europea se ha transformado para ellos en una crisis económica general. Esto se debe a que, a las enormes dificultades que tienen las empresas para acceder a la financiación para mantener adecuadamente sus actividades, se suman fuertes medidas de ajuste económico (subidas de impuestos, recortes de las prestaciones sociales, descensos salariales, subidas de los tipos de interés) que reducen fuertemente el consumo, implican el cierre de multitud de empresas (que poco o nada tienen que ver ni con el sector financiero ni con los “activos contaminados” de la burbuja inmobiliaria -vulgo “ladrillo”-), generan altas tasas de desempleo y, en los casos más graves, como los de Grecia, Portugal e Irlanda, plantean la paradoja de que tan severas medidas, pensadas para sanear sus economías, las asfixian hasta el punto de no poder pagar a sus acreedores o de poder hacerlo sólo a costa de que estas medidas destruyan a estos países desde el punto de vista económico.

En tal contexto, la aproximación al problema, radicalmente distinta, registrada en un país como Islandia (que ha salido de la recesión en menos de dos años) debería llevarnos a reflexionar sobre la pertinencia de las soluciones que hemos venido aplicando hasta la fecha en la UE. Y, de hecho, la cumbre del Eurogrupo celebrada recientemente en Bruselas ha supuesto una primera respuesta (siquiera parcial) a nuestra iniciativa parlamentaria. La redefinición de las condiciones de pago de la deuda de Grecia que está en manos de los gobiernos de los Estados acreedores y de una parte de la que tienen los bancos supone una suspensión de pagos parcial. Por una vez voy a reconocer que Fitch y Moody’s no se equivocan cuando, tras esta decisión sobre el segundo rescate a Grecia, califican la deuda de este país con arreglo a un “impago restringido”. O suspensión de pagos parcial, si lo prefieren.

Este paso, lamentablemente tardío (¡y porque a la fuerza ahorcan!), demuestra que lo que habría que calificar al nivel de bono basura es la miope e insensible asertividad de los gobiernos de los países y bancos acreedores al pretender que, con tal cuadro de restricciones económicas impuestas sobre el pueblo griego y su depauperada economía, con la recesión brutal a la que tales medidas condenan al país, éste fuera capaz de afrontar semejante carga financiera. ¿Cómo se puede pedir a este y a cualquier otro país que mantenga su demanda agregada para sostener el buen tono económico que permita pagar la deuda, cuando se le imponen condiciones que reducen dicha demanda a su mínima expresión? Necesariamente, nadie puede creerse que la solvencia de Grecia pueda mejorar en una situación de asfixia implacable. De ahí que las medidas llevadas a cabo hasta ahora por las autoridades europeas y los Estados miembros no sólo no hayan tranquilizado a los mercados, sino que los hayan alterado todavía mucho más.

Afrontar la situación tal y como es y haber permitido a Grecia declararse en suspensión de pagos general hubiese tenido un efecto corrector mucho más pegado a la realidad. En primer lugar, no habría dilapidado la credibilidad de las instituciones europeas con medidas irreales que ponían toda la carga del saneamiento financiero en un país descomunalmente entrampado y al borde de la parálisis económica y la rebelión social. En segundo lugar, habría puesto plenamente en juego la responsabilidad de los acreedores -y de las propias agencias de calificación que les asesoraban- en asumir su parte de las consecuencias de haber confiado en la solvencia de la economía griega. Es un principio que, en circunstancias excepcionales, no puede ni debe obviarse: los acreedores (y esto va también por aquellos bancos y cajas que han prestado dinero sin talento a tanta gente para comprar pisos a precios desorbitados) han de asumir también los riesgos que corren en las operaciones de crédito, esto es, incurrir en pérdidas, incluso a pesar del carácter obligatorio de los contratos que, en tales circunstancias excepcionales, pasan por la fuerza imperativa de los hechos a ser poco más que papel mojado.

Y no es nada nuevo bajo el sol. Occidente ya ha olvidado que en los años 90 numerosos países en vías de desarrollo, y casi todos los que ahora son “potencias emergentes” (recordemos los casos de Brasil, o México) estaban atenazados por una deuda que impedía el despegue de sus economías y la garantía en el pago del servicio que ésta les imponía. Y de esa trampa financiera que lastraba sus economías reales, se salió precisamente con renegociaciones cuando no de condonaciones directas de su deuda. Tal es el caso de las economías europeas más amenazadas que, por mor de la integración en el euro, arrastra también incluso a las más solventes.

Por lo tanto, una suspensión de pagos, con la calificación que ello conlleva, no sería el peor de los dramas para la economía europea, incluso aunque ello supusiese la quiebra de algunos de sus bancos más “contaminados” (mal menor comparado con la quiebra de millones de negocios y familias que se está dando en toda Europa). El peor de los dramas sería pagar caiga quien caiga, a costa de esquilmar hasta sumir en la pobreza países enteros que, a pesar de sus zonas de sombra, eran economías prósperas antes incluso de la burbuja inmobiliaria. Sería como vender el coche para comprar la gasolina. Sería preservar a ultranza una economía financiera que no es, ni puede ser, más que subsidiaria de la economía real o productiva.

Por lo tanto, y ante la sospecha de que la nueva aproximación adoptada en la última cumbre del Eurogrupo pueda seguir estando todavía muy por detrás de lo que la situación exige, habrá que recordarle a nuestros gobernantes y a los mercados la misma máxima que en 1992 tan exitosa le resultó a Bill Clinton para hacerse con la Presidencia de EE.UU.: “es la economía, imbécil”. Digamoslo, pues, nosotros con mucha más vehemencia, y de forma que se nos entienda mejor: “es la economía real… imbécil, imbécil, imbécil.”

——-

Puiblicato en Aragón Digital o 29 de chulio de 2011: http://www.aragondigital.es/asp/noticia.asp?notid=85718&secid=21