Aragón olbida l’aragonés en a Comunidá de Treballo d’os Perinés / Aragón olvida el aragonés en la Comunidad de Trabajo de los Pirineos

O día 28 d’otubre zaguero lo representán d’Aragón que partezipaba en o Consello Plenero d’a Comunidá de Treballo d’os Perinés, o Consellero Javier Velasco, se bió interpelato debán d’os representans d’os gubiernos d’Andorra, Nabarra, Cataluña, Aquitania, Meyodía-Perinés, País Basco e Luengadoc-Rosellón e de más de 400 asistens por un serbidor. Se trataba de saper por qué os decumentos, cartels, imbitazions, programas e material audiobisual que produze e manulla ista eurorrechión amanixen en franzés, español, catalán, basco e oczitano e no pas tamién en aragonés.

Diseño d'a campaña de promozión d'os Perinés d'a CTP

Ya sentí que fuese prezisamén Javier Velasco  qui recullise iste repropiamiento, ya que, como chestor e politico, li atrebuigo un alto libel deficazia, asinas como una autitú onesta e positiba poco frecuén entre as chens que s’adedican á ra cosa publica (á ra que sumo una ubierta simpatía presonal). Pero li tocó ixe día estar o representán aragonés e yera de dar -si me premiten a espresión- sacar-le as colors á o nuestro gubierno sobre iste particular.
Porque no ye almisible que a luenga perinenca más menazata, la que más nezesita de bisibilidá e uso, la más inorata e, prebablemén, espernita de totas ellas contine estando ausén d’a Comunidá de Treballo d’os Perinés dende a suya fundazión allá por 1983. En os suyos primers tiempos, con o remerato José Bada como Consellero de Cultura d’a Deputazión Cheneral d’Aragón se tenió o cudiato u delicadeza de fer una bersión en aragonés d’o suyo manifiesto fundazional e ordinazions. Pero dimpués dalabez, ni zarrapita d’aragonés.
E no se bale dizir que no tener una lei de luengas (que en tenemos dende fa ya una añada) no feba posible tal cosa: a luenga oczitana no ye ofizial en Franzia, ni tiene sisquiera una reconoxedura legal como l’aragonés en Aragón, pero grazias á ra conzenzia das autoridaz rechionals franzeses (de totas as colors politicas, por zierto) a luenga oczitana fa tiempo que s’emplega profusamén en a Comunidá de Treballo d’os Perinés. Ye de pensar que, ya que l’oczitano ye declarato luenga ofizial en a Bal d’Arán por una lei da Cheneralidá de Cataluña dende o mes de setiempre, o suyo emplego no irá prezisamén á menos en o sino d’ista organizazión.
Velasco, que enzetó contestando desazertatamén (dizió que iste feito no yera responsabilidá do Gubierno d’Aragón), endrezó a suya respuesta con un compromís de meter en pie lo nezesario ta emplir ixe bueito lingüistico. Cuento con que asinas será, pero cal no baxar a guarda: ta enzetar, ye en paranza una campaña de promozión turistica d’os Perinés (tetulata “2011 año de los Pirineos” -e feita tamién en as atras luengas ementatas, no pas en aragonés) en la que os miembros da Comunidá de Treballo ban á dixar-sen buenos diners ta dar á conoxer a nuestra cultura, atrautibos e idiosincrasia por tot ro planeta. Asperemos que, en metendo remeyo á ista endinante ausenzia, o lanzamiento d’ista campaña no seiga atra oportunidá perdita -una más entre tantismas- ta l’aragonés e ta la rica dibersidá d’a cultura aragonesa.
________________________________________________

El último 28 de octubre, el representante de Aragón que participaba en el Consejo Plenario de la Comunidad de Trabajo de los Pirineos, el consejero Javier Velasco, se vio interpelado ante los representantes de los gobiernos de Andorra, Navarra, Cataluña, Aquitania, Midí-Pyrennées, País Vasco y Languedoc-Roussillon y de más de 400 asistentes por un servidor.
Se trataba de saber por qué los documentos, carteles, invitaciones, programas y material audiovisual que produce y maneja esta eurorregión aparecen en francés, español, catalán, vasco y occitano, y no también en aragonés.
Ya sentí que fuese precisamente Javier Velasco quien recogiese este reproche, ya que, como gestor y político, le atribuyo un alto nivel de eficacia, así como una actitud honesta y positiva poco frecuente entre las gentes que se dedican a la cosa pública (a la que sumo una abierta simpatía personal). Pero le tocó ese día ser el representante aragonés y procedía -si me permiten la expresión- sacarle los colores a nuestro gobierno sobre este particular.
Porque no es admisible que la lengua pirenaica más amenazada, la que más necesita de visibilidad y uso, la más ignorada y, probablemente, despreciada de todas ellas, continúe estando ausente de la Comunidad de Trabajo de los Pirineos desde su fundación allá por 1983. En sus primeros tiempos, con el ínclito José Bada como Consejero de Cultura de la Diputación General de Aragón, se tuvo el cuidado o delicadeza de hacer una versión en aragonés de su manifiesto fundacional y estatutos. Pero después de aquello, ni rastro del aragonés.
Y no vale decir que no tener una ley de lenguas (que ya tenemos desde hace un año) no hacía posible tal cosa: la lengua occitana no es oficial en Francia, ni tiene siquiera un reconocimiento legal como el aragonés en Aragón. Pero, gracias a la conciencia de las autoridades regionales francesas (de todos los colores políticos, por cierto), la lengua occitana hace tiempo que se emplea profusamente en la Comunidad de Trabajo de los Pirineos. Es de creer que, ya que el occitano ha sido declarado lengua oficial en el Valle de Arán por una ley de la Generalidad de Cataluña desde el mes de septiembre, su empleo no irá precisamente a menos en el seno de esta organización.
Velasco, que comenzó contestando desacertadamente (dijo que este hecho no era responsabilidad del Gobierno de Aragón), corrigió su respuesta inicial con un compromiso de poner en pie lo necesario para llenar ese vacío lingüístico. Cuento con que así será, pero no hay que bajar la guardia: para empezar, está en preparación una campaña de promoción turística de los Pirineos (titulada “2011 año de los Pirineos” -y hecha también en las otras lenguas mencionadas, pero no en aragonés) en la que los miembros de la Comunidad de Trabajo van a dejarse mucho dinero para dar a conocer nuestra cultura, atractivos e idiosincrasia por todo el planeta.
Esperemos que, poniendo remedio a esta indignante ausencia, el lanzamiento de esta campaña no sea otra  oportunidad perdida -una más entre tantísimas-para el aragonés y para la rica diversidad de la cultura aragonesa.