Osetia del Sur: la amenaza somos nosotros

Cuando el presidente de turno de la Unión Europea, Nicolas Sarkozy, y el presidente ruso Dmitri Medvédev, anunciaron conjuntamente la aceptación de un alto el fuego en Osetia del Sur el pasado 13 de agosto, nadie en Occidente pareció prestar atención a una apostilla que este último hizo ante los medios de comunicación. En ella Medvédev dio a entender la necesidad de mostrar con los osetios la misma receptividad hacia su reclamación de independencia que la que en su día Occidente dispensó a los albaneses de Kosovo. Antes bien, esta manifestación pudo parecer más el exabrupto despechado de Rusia (dolida y revanchista tras fracasar en la defensa de los intereses de sus tradicionales aliados serbios) que como una acusación directa de las contradicciones interesadas de la diplomacia de Estados Unidos y de sus aliados. Sigue leyendo

Anuncios