Respeto para nuestros símbolos nacionales

Una gigantesca bandera de España ondeará permanentemente tras la celebración de la semana de las Fuerzas Armadas junto a la estatua de Juan de Lanuza en la Plaza de Aragón. No queda tan lejos de nosotros la polémica que se desató en octubre de 2002 cuando el PP tomó la decisión de plantar otra bandera gigante en la plaza de Colón de Madrid. En aquel tiempo el PSOE advertía (según palabras de su portavoz en el Congreso, Jesús Caldera) de que “hay que ser muy cuidadoso” con este tipo de actos para “evitar su deslizamiento hacia comportamientos que puedan herir las sensibilidades de comunidades autónomas con símbolos que merecen el mismo respeto”, al tiempo que recordaba que la Constitución reconoce otras culturas y banderas en España.

Desde la visión del nacionalismo aragonés que encarna Chunta Aragonesista hemos de decir que respetamos profundamente la voluntad de reservar un espacio público para los homenajes que quieran dedicarle a la bandera española quienes se sienten fuertemente imbuidos por un sentimiento nacionalista español que, indudablemente, forma parte de la cultura cívica de un sector de la población aragonesa. Aquellos compatriotas aragoneses que se sienten por encima de todo españoles y desean manifestar públicamente su orgullo de serlo tienen derecho a hacerlo dentro de la mejor tradición de nuestra cultura democrática y del acervo profundamente tolerante de la cultura de las libertades tan celosamente cultivado por el aragonesismo a lo largo de toda su historia. Es el mismo derecho que reclamamos para nosotros los que nos sentimos principal o exclusivamente nacionales de Aragón. Que nadie se equivoque, pues, a este respecto: nuestra nación es Sigue leyendo

Anuncios